Buenas Prácticas de e-learning XXXVII: De cómo el profesor J.J. Rodríguez me introdujo en GMail, Calendar etc...

Hace ya algunos años que mi amigo J.J. Rodríguez trabajaba en el despacho que compartía con Alex Rabasa, y una mañana, en al que me pasé para irnos a desayunar al bar de Altabix, atisbé en su ordenador GMail por primera vez. Para ser franco, andaba un tiempo ya buscando alguna aplicación web de correo; harto de sufrir que el mensaje importante me lo dejaba en el ordenata del despacho y no lo tenía en casa el Sábado por la mañana. que mis devaneos con Thunderbird desde Outlook me hacían perder correos y que cuando deseaba irme al correo web de la uni, éste se saturaba pronto y tenía que borrar mensajes (algunas veces tardé en borrarlos y los mensajes les llegaban rebotados a quienquiera que quisiera comunicarse conmigo)...
Por lo tanto J.J. me descubrió un cliente de correo donde configuré enseguida la cuenta de la universidad en el que disponía de más de 7 Gigas, con las cómodas etiquetas, los contactos, la agrupación de mensajes con el mismo Subject etc... Con respecto a la agenda, J.J. me contó que utilizaba Google Calendar donde tenía configurado dos calendarios: El de trabajo y el de ocio.... que superponía siempre antes de aceptar nuevos compromisos. Y por último usaba Google Docs para tener siempre a mano documentos, hojas de cálculo y presentaciones mas por aquella época lo usaba él solito en el CIO, por lo que obviamente no lo podía compartir con nadie (que es una de las principales utilidades de Google Docs).
Para acabar reseñar que no todo el monte es orégano para los que han conocido las herramientas de Google, Alex Rabasa (por evidente privacidad de sus datos y desconfianza en la nube) prefiere ir con su portátil a todos lados. Y en el otro extremo, Javier Toledo se abre una cuenta de GMail nueva cada vez que 'rebasa' los 7 Gigas y pico (guardando las anteriores a modo de  históricos de mensajes). En mi caso ando detrás de un smartphone HTC Desire con Android para usar GMail como correo y como agenda de teléfonos en el móvil anterior, y tenerlo todo unificado con mis accesos a GMail (y al resto de herramientas de Google) desde cualquier ordenador conectado a internet.
PD: Para demostrar a mis veraniegos lectores que no me caso con nadie ("al menos gratis", diría el malvado Profesor X), las siguientes viñetas muestran la divertida y fundada animadversión hacia algunas de las funciones avanzadas de GMail.

Share/Bookmark
Posted on 21:54 by Marco A. Marhuenda and filed under | 0 Comments »

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.