De cómo me autoprotejo del síndrome de sobrecarga profesional (Repetitive Strain Injury) del profesor online (con resultados variopintos)

Tanto preparar materiales, corregir trabajos... el constante goteo de emails de mis alumnos, la búsqueda del alumno rezagado para evitar su más que posible abandono etc... Digo yo que me debería pasar factura, en el sentido de convertirme en un apéndice de un ordenador todo el día encendido y en 'clase' también las 24h, si no fuese porque:
1) Planifico, planifico y vuelvo a planificar mis clases online... y además lo hago a mínimos dejándome mucho tiempo para imprevistos docentes: Un test (con preguntas de otros años de opción múltiple de Moodle, por ejemplo) debería tener para mí un coste 0 de mi escaso tiempo. Sin embargo no es así ya que suele provocar algún email de ciertos alumnos que no han leído los foros de faqs o no dominan la materia etc... Preparar un nuevo material no sólo va ocuparme el tiempo de su redacción, luego tendrá un feedback de mis alumnos que me hará retocarlo durante horas... etc, etc, etc...
2) Utilizo WorkRave para saber cuánto tiempo estoy trabajando al día (y que me planifique las pausas) etc...
3) Me adapto a mi carga de trabajo online: Puede que corrija los domingos para que las notas salgan a las 24:00  del mismo día tal y como me comprometí... y luego el lunes me dedique a temas de asueto, gratos y placenteros. Si mis plazos son claros a principio de curso y los cumplo entonces mis alumnos no 'molestarán' (en el mejor sentido de la palabra) y mi email estará tranquilo...
4) Si necesito usar internet fuera de mi planificación de clases online. NO abro el correo de clase, ni la plataforma (en mi caso Moodle) claro!!!
5) Si trabajo en casa, lo hago en una habitación dedicada a tales efectos, mi habitación en casa de mis padres en Torrevieja por ejemplo. Es decir, no hago lo que estoy haciendo en este momento, escribir el presente post en el comedor frente a la tele (y frente al mar, que me distrae casi más que las noticias de la cuatro). En mi casa de Elche, intento separar los ambientes de trabajo y ocio con una mesa plegable para el ordenador que debería cerrar fuera de horario junto con el mismo. Para los más geeks (es decir, adictos) puede servir tener un portátil para el trabajo y un iPad para el ocio.
6) A mí me es útil, media hora antes de acabar mi jornada online, salir a la heladería a tomar algo y ultimar detalles, de forma que al volver a casa ya no enciendo más el portátil.
7) Y cuando todo falla: El mañana será otro día... (faltaría más). Ya que el objetivo es que no me pase (más) lo que ocurre en la viñeta siguiente por abusar de mis horas delante del notebook:

Share/Bookmark
Posted on 21:40 by Marco A. Marhuenda and filed under | 0 Comments »

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.