De la conversión a GMail de un profesor cuidadoso con su correo

Me gusta convertir a GMail a personas cuidadosas y escrupulosas con su correo que además han oído las bondades de tener todo su correo disponible desde cualquier ordenador conectado a internet. Es el caso de Javier Toledo (que, conociéndome como me conoce, no quería perder mensajes en la transición de ninguna manera; además se iba a asegurar de que cuando migrase definitivamente ya estaba realmente encantado con GMail y no lo haría antes, por muy pesado que se pusiera un servidor). Primero le configuré el correo de la universidad en GMail de forma que los mensajes seguían entrando también en su Outlook, por lo tanto GMail era una simple copia de su correo entrante. Comenzó a usarlo cuando no se encontraba frente a su Outlook en el sobremesa de su despacho, es decir, fines de semana, congresos, etc... Luego poco a poco en el despacho cada vez más, y por último me pidió que no le llegase más su correo entrante al Outlook y que, como además le fastidiaba mandar un correo desde Outlook y no tenerlo disponible en casa cuando trabajaba alguna noche o fin de semana, lo dejase 100% con GMail sin dejar copia en ningún sitio... y así lo hice.

PD: Me cuenta el Profesor X que cuando falla RedIris, pero funciona la red de la universidad, los que tienen Outlook pueden mandar y recibir correos sólo entre ellos y con GMail no tienes nada. Personalmente, lo que yo observo es que cuando falla RedIris la gente sale al pasillo nerviosa, se mira y charla en vez de enviarse emails entre personas que comparten despacho y que coinciden en todo momento (que es lo que mi hermana y yo hacemos todos los días, cuando hay red). Luego, si el corte es largo, aparece una especie de síndrome de abstinencia generalizado y corremos a casa a usar el ADSL para seguir haciendo ese no sé qué tan importante (que en el 95% del tiempo no necesita red, con toda seguridad). Y desde casa, si el fallo es de RedIris, tampoco tendremos e-mail ni con GMail, ni con Outlook ni con nada...
Por último decir que, aunque el Profesor X me considere un maleducado, como la red lleva muchísimo tiempo funcionando perfectamente, su comentario está de más. Si no fuese así, yo no habría podido abandonar Word y Excel por Google Docs, estimado (y por hoy pedante) Profesor.
Share/Bookmark
Posted on 9:34 by Marco A. Marhuenda and filed under , | 0 Comments »

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.