Si usted es un estorbo para el aprendizaje, por favor, apártese...

  • Si usted no mantiene abierta su mente a nuevas experiencias, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si usted toma más de lo que da, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si usted utiliza su voz para desmontar metáforas de aprendizaje, destruir las ideas de los demás o hacer ataques personales, cualquiera que sea su grado de pasividad-agresividad, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si pasa mucho tiempo discutiendo los significados, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si sus alumnos no son dueños de sus creaciones, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si promueve conferencias y exige a los conferenciantes que tengan listos sus temas de presentación con más de tres meses de antelación, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si odia su trabajo, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si usted está acumulando conocimientos valiosos a la espera de la perfecta oportunidad para publicarlos, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si sólo consume y no produce, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si pone trabas al aprendizaje de los estudiantes al negarse a utilizar las herramientas proporcionadas por su institución, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si obedece la ley al pie de la letra, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si no sabe reconocer que se equivoca, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si no puede empezar de cero, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si sus estudiantes no pueden decirle lo que han aprendido (utilizando para ellos sus medios de comunicación favoritos), usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si usted nunca pregunta a los estudiantes cómo quieren aprender, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si usted piensa que enseñar consiste en controlar, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si obtiene más placer al probar una nueva herramienta que al ver la chispa en la mirada de sus estudiantes, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si el número de lectores de su blog, seguidores de Twitter y amigos en Facebook tiene más significado para usted que el cuidado de las relaciones individuales, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si se dedica a despotricar y a desahogarse más que a animar y a inspirar, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si no sabe reírse de sí mismo, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si rellenar su currículum tiene prioridad sobre la búsqueda de un puesto en el que pueda brillar más, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si está en ello por el dinero o la fama, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si usted no puede dedicar cinco minutos al día para ayudar a alguien fuera de su institución, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si usted piensa que no es necesario conectar con otras personas, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si usted piensa que sólo hay una mejor manera de aprender, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si usted cree a alguien sólo por su reputación y no prueba las cosas usted mismo, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si se queja sin ofrecer soluciones o sin buscar consejo, usted es un estorbo para el aprendizaje.
  • Si usted es un estorbo para el aprendizaje, por favor, apártese, algunos de nosotros queremos volver a nuestro trabajo.

Artículo de Jen Jones, original en inglés. Traducción realizada por Esperanza Román Mendoza

Share/Bookmark
Posted on 0:13 by Marco A. Marhuenda and filed under | 2 Comments »

2 comentarios:

Angel dijo... @ 28 de agosto de 2008, 20:44

¿De verdad tienes todas las cualidades de las que presumes?

Marco Marhuenda dijo... @ 28 de agosto de 2008, 22:10

Se supone que es lo que debería ser (de ahí a q lo sea...).

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.